Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 30 de marzo de 2016

Entre sauces y eucaliptos en el Botánico de Hangzhou


Los largos paseos alrededor del lago del oeste suelen ser entre hileras de sauces (l柳树), que en primavera alcanzan el esplendor de la fragilidad, ramas flexibles que se curvan hacia abajo, hojas diminutas, todo al arbitrio del viento o de la brisa; de vez en cuando algún sauce viejo (¡hasta de doscientos años de edad!) que ha necesitado de todo tipo de muletas para no caer al lago y beber directamente el agua que necesita. En estos últimos casos el contraste entre la tortuosa rugosidad del tronco y la flexibilidad de las ramillas que van apareciendo es muy peculiar; y llama la atención, si alguien se para a pensarlo: el cuidado con que se han protegido esos ejemplares, que son muchos. Por cierto, la foto de este ejemplar de 220 años es la de una variedad:



Claro que hay otros árboles, particularmente camelias (茶花  ) pinos (松树)y cipreses (松柏), cerezos (硬) y una excelente muestra de árboles semitropicales, muchos de los cuales no conozco. De entre todos, nos ha llamado la atención la figura de los eucaliptos (桉树), muy abundantes, que se espigan en forma de flecha para formar hileras, antes de envejeces, centenarios (como los del lago de Kunmming, que aquí mostré en otra ocasión). Son los del fondo de esta foto:



Para saberlo, hemos ido al Jardín Botánico (植物园) de Hangzhou , que ocupa unas 85 hectáreas.... y allí hemos pasado un día entero –voy con mi hijo–, primero en bicicleta, y luego andando (no está permitido entrar con bicis en algunas zonas, las florales). Ha merecido la pena, pero primavera tarda –siempre Machado, eh– y no había florecido casi nada, ni siquiera las enormes agrupaciones de azaleas (肚鹃), que son tan tempranas; ni el ejército de rododendros, espectacularmente agrupados en una superficie gigantesca; ni habían enramado o florecido los más de los árboles. El botánico se mantenía tranquilo, solitario, húmedo, dominio del verdor.... De las pocas floraciones obtuve alguna foto. El resto lo son del largo paseo, entre las que destaco los bosques de bambúes (竹子 的 林)。


El jardín chino –como he explicado otras veces– está en los antípodas del jardín inglés o del español, y acepta algunos rasgos del jardín francés, es decir: la intervención ostentosa del jardinero, que en el caso del chino va mucho más allá, por su preferencia por piedras y rocas quebrando terrenos y lagunas o por la intersección de medio edificios, esto es, galerías, pagodas abiertas (宝塔),de manera que el jardín siempre ha sido dispuesto o intervenido en función de su lugar y otros aspectos.


Volvimos al anochecer, con tiempo suficiente para ir al centro –en busca de la cena, que iba a ser una "olla caliente" (火锅) y con tiempo para asomarnos al crepúsculo del lago.


[PD: Las referencias en chino tienen su función, ante todo la de guiar a los lectores chinos por la página; pero también la de que así sepan, ellos, el nombre español; y finalmente la de corregir  completar los que doy, de los que no estoy tan seguro].

No hay comentarios:

Publicar un comentario