Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 29 de febrero de 2012

Cartas autógrafas de Bartolomé Leonardo de Argensola

Cuando redactamos el primer volumen de la Biblioteca de Autógrafos Españoles nos resultó muy complicado dilucidar lo que eran autógrafos poéticos de BLA y los que eran de su hermano, Leonardo, lo que tampoco terminaba por estar claro en las ediciones al uso. La búsqueda de ambas cosas me ha ido dando resultados a medio plazo y ahora me encuentro con una notable cantidad de autógrafos de ambos: solamente del AHPM hay medio centenar de firmas; en la BNE encontré otras tantas páginas de Bartolomé, procedentes de libros de actas napolitanos (di noticia en este blog); muchas más localicé en los archivos del Palacio Real, procedentes de las Descalzas (también di noticia aquí), en donde Bartolomé había sido secretario de la emperatriz....; sin duda los autógrafos más limpios son las cartas que que cuelgo aquí, de 1603-1604, dirigidas a don Fernando de Borja, y con las que espero dar por cerrado el asunto. 
Transcribo la primera, para que el lector coja carrerilla y lea las demás:


28 de abril de 1603
Para don Fernando de Borja
De Bartolomé Leonardo y Argensola

Fernando de mi alma, esta hago recién apeado molido del camino, mohíno de haber llegado y dejado a Madrid, tanto que a no haber sido por tan justa causa como acudir a la duquesa perdería el juicio; esto me lo entretiene y el creer que allá tus padres me hacen la merced que sé yo que desean hacerme y en virtud de eso espero que daré presto la vuelta. Ya yo dije a mi señora duquesa que fue (¿) a la partida, y a tu padre mil veces que yo no tengo voluntad propia sino la de sus señorías. Ahora ratifico esta misma verdad y te suplico que en recibiendo esta representes ante tu padre y me representes a mí suplicando a su señoría todo lo que acerca desto se le debe suplicar, con protestación que iré a México y más lejos y a los disiertos de Libia....





No hay comentarios:

Publicar un comentario