Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 2 de julio de 2012

Noche de junio


Hemos vuelto a perder varias estrellas
esta noche de junio perfumada,
las varas del romero en el jardín
y el heliotropo azul en la ventana;

no he sentido la seda de tu piel
rozando la blancura de las sábanas
ni he sentido el mordisco de tus labios
ni me has besado el beso que te daba

susurrarte no pude tras la nuca
que se abriera tu cuerpo y te entregaras
ascender hasta el fondo de tus ojos
y sentir el temblor en tu mirada

hemos vuelto a perder noche de estrellas
una noche de junio perfumada





3 comentarios:

  1. Una opinión: Estupendas la primera y la última estrofa, cuando se toca lo metafísico a través de los sentidos, para ensoñaciones ... lástima que las otras dos se vayan del tema y sean más terrenales.

    ResponderEliminar
  2. Este rapsoda suele, en efecto, mezclar lo divino con lo humano, y bien que le comprendo, porque parece ser que así se produce en su condición humana; bien sé, de todos modos, anónimo, que hay quienes prefieren la pureza de los campos, la delimitación de las experiencias, etc. Y otros que se van claramente a lo sensible o se sumen en lo espiritual, con todo grado de componendas, según personas, educación, circunstancias.... ¿Y no será esta dispersión de actitudes un nuevo signo de la conjunción de todo en el trance vital?
    Gracias por los comentarios, anónimo.

    ResponderEliminar
  3. Conjunción en la piel del sueño, alef del mundo perdido, materia y carne, sensualidad y alma, dos caras una misma moneda. Hermoso poema.

    ResponderEliminar