Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 28 de agosto de 2015

a la vuelta de la esquina

parece que a la vuelta de la esquina
nos dicen lo que pasa muy más lejos
la verdad es que si miras como miras
no se si tengo ganas de saberlo


sobre todo si como eres caprichosa
te me vienes conmigo de estraperlo
detrás de un trozo de tu piel desnuda
se ocultan casi todos los misterios

y los que allí no están guardados, sabes,
no merece la pena conocerlos
que son cosas de curas algo tristes
que se creen que saben los secretos

dejémonos, por tanto, de pamplinas
espérame, con los labios bien abiertos

jueves, 27 de agosto de 2015

La casa jardín de Zhang



Es un lugar, convertido en atracción turística, de Dali (Yunnan), al que fui por dos cosas: lugar de demostración de los nashi –una minoría étnica– y famoso jardín antiguo, a la manera china.
A la manera china quiere decir con profusión de construcciones, rocas, fuentes, etc. uno de cuyos elementos es el jardín. Y así era, en medio de un laberinto de patios, estanques y galerías, se ha cultivado un jardín en el que abundaban los árboles autóctonos, particularmente las camelias, que ahora, al final del verano estaban naturalmente sin flor. De una de ellas se decía que tenía 300 años de edad.


El conjunto resultaba muy barroco y la mezcla de elementos viejos, con los tenderetes comerciales y los pegotes modernos, muy difícil de discernir, al igual que ocurría con la exhibición de los naxis, que cantaban y bailaban al tiempo que se ofrecía un te, y que pululaban por allí vestidos con sus trajes típicos.

Yo no sé si el exceso comercial termina por arruinar cualquier iniciativa atractiva, particularmente la de mantener o recuperar lugares históricos o artísticos.

En todo caso, mereció la pena por ver algunos ejemplares del jardín, no tan visitado como las estancias. n, no tan visitado como las estancias.  jardiempo que se orfrecia un te, y que pululaban por alles y los pegotes modernos, muy d







miércoles, 26 de agosto de 2015

que te dejes la lluvia va diciendo





que me deje llevar, dicen las lluvias
que lavan el paisaje de Galicia,
que recline la tarde mansamente
que el tiempo pasa mientras que te olvidas....

te olvidas de la vez que intensamente
y de la soledad también te olvidas
de lo que amabas sin saber que amabas
y de aquello que nunca volvería 

hacia la lluvia que al cruzar los valles
el gris de las tormentas se ilumina 
a mano tienes todo lo que quieres
y lo que quieres vive en lo que miras

que te dejes         la lluvia va diciendo
hacia la tierra el barro se desliza 








martes, 25 de agosto de 2015

Ría de Cedeira


las gaviotas se miran en la ría
que brilla con espejos plateados
la mirada se va muy lejos hacia
el puerto     el mar     las lomas     y los barcos

hacia lo que se queda en lejanía 
al alcance de lo que no has logrado
allí estará quien perfumó la vida
y se perdió no sé cómo ni cuándo 

aparece en el surco de los versos
y los impregna de dulzor amargo
en el rincón de las palabras vive
donde guardas tesoros no encontrados

se va la tarde en la bahía lejos
elijo las palabras con que canto








domingo, 23 de agosto de 2015

Un pabellón en medio del lago




Un pabellón en medio del lago
me han permitido entrar en el viejo parque
“del temblor amarillo”, o algo así, creo,
está vacío y silencioso          nadie

aparece            edificios exquisitos
cipreses centenarios   cercos de arces
buganvillas    osanges      bosquecillos
de bambús   y otras plantas tropicales

verdusco       el río cruza       y deja
lagunas y remansos       falsas piedras
que esculpen roquedales    trazan puentes
y por todos los lados       las palmeras

el viajero descansa    mira    y calla
tanta belleza aquí       por qué      no sabe









jueves, 20 de agosto de 2015

trabajadores del amanecer




trabajadores del amanecer
mujeres que no pueden con su carga
traperos con su hato de cartones
niños que van dormidos mientras andan

torbellino de bicis    motos   coches
cestos    paquetes    bolsas    sacos    cajas....
y todo lo que llega es mercancía
todo se vende    se compra     se cambia

la lucha contra el hambre cada día
la noche romperá con luz de alba
la vida al rojo vivo sin tapujos
vivir y trabajar que no descansa

gentes que no saben más que ser
y no miran el sol de la mañana


miércoles, 19 de agosto de 2015

hagamos la dulzura con costumbre

sin saberlo he cogido de sus ojos
un rescoldo de luz que respiraba
con sonrisas acepto lo que ofrece
ese ser quiere amar mientras me extraña

no sabe qué caricia más le gusta
el cuerpo tiene herido y la mirada
remontó ya hace tiempo que la pena
tan solo da su cuerpo a quien le paga

hagamos la dulzura con costumbre
dejemos que se besen las palabras
volvamos a arropar lo que desnuda
la pena con ternura se repara

en el aire hay un llanto desprendido
después del llanto        la sonrisa aguarda 

martes, 18 de agosto de 2015

Nuevos títulos de Clásicos Hispánicos

La colección no se ha parado durante el verano, desde luego; creo que aparecerán entre 15 y 20 textos nuevos antes de que termine el año. El equipo de CH trabaja bien trabado y con intensidad continuada. Doy noticia de cinco nuevos textos recién aparecidos, algunos de los cuales ya había anunciado aquí mismo (los sonetos de Garcilaso y el diálogo de Palafox y Mendoza) como publicados o en la antesala de nuestro taller editorial. Entre estos últimos, el Poema de Fernán González y una interesante comedia de Diamante.




domingo, 16 de agosto de 2015

Cocinas y mercados

Solo me queda una tarde en Yunnan y se me han amontonado las experiencias, de manera que no sé cuál contar y cuál desechar. La visita a la ciudad vieja se Shechuen; la tarde en el lago del dragón negro; el día que le pedí al cocinero chino que me enseñara a preparar las verduras como él; la mañana que dediqué a intentar enterarme de los tipos de setas de Lijiang, que es la ciudad de las setas, en su inmenso mercado central; la noche que llegué a mi primera hostal de Lijiang y nos sonreímos la chica que hacía la calle y yo, y luego charlamos un buen rato, sobre lo que escribí (¡cómo no!) versos; mi repertorio de "dormidos", ya que las gentes chinas son, de las que yo conozco, las que más rápidamente pueden quedarse dormidas en posturas o situaciones imposibles; la recolecta de tipos de escritura, que alcanzó el no va más en los pictogramas de la cultura naxi, que son casi dos mil distintos; el paisaje de las montañas, que a mí me asusta un poco, en las excursiones a los pueblecitos del Yangtse; el día que mis amigos me invitaron a comer un "hot pot" tradicional; la vez que lo intenté yo solito; el sistema de comedor que consiste en que uno elige las verduras o pescados frescos que quiere comer. y luego entra en la cocina para ver o pedir que se lo hagan de una u otra manera.... Demasiadas cosas.

 

He echado una ojeada al material fotográfico, sobre todo porque en mi Mac ha cambiado el viejo sistema de almacenar las fotos, me han instalado otro ("actualizado") y me han avisado que tendré que pagar una cantidad mensual para mantenero; que me dan un mes para retirar mis fotos del viejo sistema. Habré de hacerlo a matacaballo, en Madrid.


En el mientras tanto, elijo para mis buenos lectores –les voy a tratar con mucho mimo, en un ejercicio de sinceridad, que se merecen– algo más terrenal y frívolo, como es la cuestión de las comidas, que me han interesado mucho, sin que haya podido alcanzar a saber todo lo que quería. La cosa empieza por la cantidad de verduras y peces que en estos pagos se cocinan y conocen. El pescado, en su mayoría, porque procede de ríos y lagos, que tienen su medio piscifactorías en donde crían especies; pero también en la técnica de secado, que está desarrolladísima y se practica tanto sobre peces como en setas, hongos y otros productos. A cualquiera que haya visitado China le habrá llamado la atención los miles de productos empaquetados que contienen algo alimenticio, secado o preparado. 






En cuanto a las verduras, y en menor medida frutas, la riqueza de productos es muy curiosa, no conozco bastantes, aunque los he comido, en todo caso difieren del conjunto de productos hortocultivados de España, de Europa. Manzanas, peras, ciruelas, naranjas, melones, granados, plátanos, mangos, uvas negras son la mayoría, junto a cuatro o cinco frutas semitropicales de las que ya he hablado.


Las verduras se cultiva en cantidades ingentes, es impresionante el despliegue de labradores que acuden a las ciudades de mañana, con sus camionetas y carromatos, a vender el producto fresco. ¡Y todo se vende, se cocina y se come! Para no hacer eterna esta entrada me referiré sobre todo a esas verduras, pues además, en una de mis incursiones –sin ayuda– en mercado y ¿restaurante? al lado, quise saber cómo se cocinaban algunas, había observado una cocinera que lo hacía y era la hora en la que yo tenía que comer algo para mantenerme. Ahorro largas explicaciones, pero la cocinera resultó ser cocinero, una chaval joven, y el secreto de las verduras que preparó delante de mí.... estaba en las salsas y especies, distribuidas en cacitos y vasijas junto a la sartén que empleó. Estaban riquísimas.
Termino con mi plato preferido. Normal. Me suele costar 10 yuanes (1.5 euro).