Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 29 de junio de 2014

Tratado de poética y mar




Después de tanto verso lo que queda
es el impulso que llevó a escribirlos,
la frustración de desechar palabras
y el intenso silencio repetido;

la sensación de haber pasado cerca,
quizá la de no haber comprendido,
la que sentí cuando pasión llegaba,
la que permaneció tras haberse ido;

intensidad de ser cuando se pasa,
cuando se cruza, cuando se ha vivido,
cuando la vida no parece tanto
y sin saberlo y sin pensar sentimos;

raíz que no se sabe por qué brota,
modo de ser de lo que nunca ha sido.




viernes, 27 de junio de 2014

tema de cerezas


Este va a ser un año de cerezas,
del Bierzo llegarán las más rosadas,
corazones intensos las del Jerte
y del sur las más chicas coloradas;

morder cerezas como tú las muerdes,
un borbotón de pulpas encarnadas;
los labios que rezuman tanto jugo,
los dientes que sujetan lo que atrapan;

fruta soy cuando veo lo que muerdes
uva cereza plátano manzana;
tanta carne que te llena tanta boca,
tanta fruta que succiona lengua tanta.

Cerezas que se rompen en tu boca
en tu boca cerezas estalladas.


jueves, 26 de junio de 2014

cesa lo que piensa


Miro tu mano que acaricia el sexo
en el umbral de la pasión que espera,
no soy capaz de resistir tus dedos
que suben y descienden, ni las yemas

que se demoran al final y estiran
la piel morada y fina, suave y tersa;
ese ritmo que no es el mío avanza,
–que no pare jamás, que siempre vuelva–;

cada vez de manera tan distinta,
siempre el temor de que algo lo detenga,
casi llega al dolor cuando desciende,
casi deja el quejido si se eleva.

Y es entonces que llega plenitud
y es entonces que cesa lo que piensa.


lunes, 23 de junio de 2014

El tiempo es luz (Noche de San Juan)

Amanecer conserva su costumbre
de llegar a mi mesa de trabajo:
primero la ilumina tenuemente
con un gesto de luz casi esbozado,

desde el azul con que se fue la noche
alcanza no sé cómo los dorados
y resuelve con haces amarillos
despertar lo que estaba arrinconado;

en los libros se posa, en los papeles,
en los versos que estuve trabajando,
en las plantas que al sol puse cercanas,
finalmente me llega hasta las manos.

El tiempo es luz, la luz de amanecida.
La noche de san Juan cumplo los años.



alcanza no sé cómo los dorados

Noland

Noland, cada vez más, por todos lados,
un mendigo que pide en cada esquina:
que se llenen los versos de limosna
y se cambie tristeza por las risas,

las de niños con ojos asustados,
adolescentes que persiguen vida,
jóvenes que se saben las fronteras,
el dolor, la violencia, las palizas;

gentes a quienes rogaremos luego
que no molesten mucho, que no pidan,
que busquen un trabajo y no asomen,
que sepan discreción y cortesía.

Noland noland.... por todos lados cerca
el dolor la tristeza la injusticia.

sábado, 21 de junio de 2014

Flor de loto con tinta china


Modo es de cortesía intentar mirar y comprender como quienes nos rodean y acompañan, al fin y al cabo un modo de vida en común, el más grato de todos. Por eso este rapsoda, que va de un lado a otro, se asoma con frecuencia –y sobre todo ahora que voy a viajar a lejas tierras–, a lo que hacen las gentes con las que va a convivir, sobre todo los que exteriorizan ese modo de ser y de comprender, es decir, a los que llamamos artistas. Lengua y lo que se entiende por arte son dos modos idóneos para comprender lo ajeno. 

Nenúfares –lotos– en el Botánico de Palermo
Iba el párrafo para dar paso al comentario de la exposición que ayer se abrió con el nombre de "Estanque de Fantasía" en el Centro Cultural de China en Madrid, con pinturas de Dong Xiaoming, en las que los nenúfares rubenianos, es decir, la flor de loto se transfigura a través de la tinta china y se disuelve.


Tinta china con flor de loto en cuadros
que son difusas manchas y distantes,
y la armonía que inventó la historia
en papel, bronce y aquelarre oscuro

–por Dong Xiaoming–: así serán los nuevos
tiempos, color que se reduce a gris,
disolución del pensamiento en formas
que trazan universos imposibles 

y descomponen la serenidad
que permitía contemplar la pura
flor de loto a la luz del mediodía
infinita hermosura ajena y lejos.

El arte ha vuelto a recobrar la vida,
que venga la belleza a nuestro lado.



viernes, 20 de junio de 2014

Sáficos del arce



Los sáficos, si se logran, consiguen una armonía muy peculiar, que se asienta en un balanceo rítmico y una cierta suavidad de entonación en el caso de los endecasílabos. Como tienen tantas variedades, se les puede mezclar con sutileza. Los arces me sugieren esa prolongación rítmica de los sáficos, quizá por el modo tan frágil de extender las ramas, como si las soportara el aire, ingrávidas,  invadiendo poco a poco el espacio.
En los versos que luego van –en donde hay flores de una jara coloreada, rosa, menos frecuente que la blanca, pero también muy atractiva y olorosa– solo he marcado dos tipos de ritmo sáfico, el segundo de los cuales he colocado al comienzo del primer terceto, para señalar el cambio de ritmo y estrofa.


  
Mira los arces del jardín botánico,
el perfil verde de sus nuevas hojas
que van trazando sobre el aire tibio
el suave gesto que el espacio invade

la lentitud con que sus ramas se abren
como si sámaras de luz echaran
hacia el perfume de las nuevas jaras
hacia el aroma que las rosas llevan.

Serenidad del arce y armonía
al disponer la habitación del viento
que luz y sombra le disputan mientras
se alarga el día perezosamente

como si el tiempo no pudiera entonces
más que dejar que sucediera todo.