Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

jueves, 12 de septiembre de 2013

Qué más da


El qué más da madura lentamente,
ignora el pensamiento y lo rechaza,
algo hay que va quedando arrinconado,
que mira como ajeno lo que pasa:

el río que navega, el mar cercano,
el aire de la cima en la montaña,
aquello que se pierde cuando vamos
y no puede llevarse la mirada;

despojado de ser lo que te han dicho,
destino es que se acepta o que se calla,
allí donde se sabe que terminan
querencias risas sueños voces lágrimas,

la luz oscura de la noche y tiempo
y la fuga de ser que al fin descansa.


ángel que me habló en la iglesia de San Francisco (Cádiz)





4 comentarios:

  1. ¿Que le habló un ángel?, ¿sabe que se han vuelto a poner de "moda"?. Mucha gente entusiasta y esotérica los han rescatado del olvido. Nuestra niñez los tenía de protagonistas absolutos para cuidarnos de noche y de día. No sé si es que la gente se siente ahora más desamparada que nunca y vuelve a la introspección y está necesitada de lo espiritual, ahora que se ha colmado de todo lo material y encima nos lo están quitando, no sé ... Haga caso a su ángel que siempre buscan lo mejor porque somos nosotros mismos. ¡Qué suerte ha tenido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haré caso de lo que me diga, como Vd, me aconseja; lo malo es cuando se calla.

      Eliminar
    2. http://www.youtube.com/watch?v=bMNs7MDrxIc

      No sé si es la buena porque ahora no funcionan los altavoces del ordenador en el que estoy. Disfrútalo.
      Eliminé mi cuenta de facebook. En ella, me llamaba así, Julio Que Más Da.

      Eliminar
  2. Que casualidad, Pablo. Cuando vivía en Cádiz -- entre los 15 y 17-- cantaba en el coro de esa iglesia. Había olvidado ese ángel, y muchas otras cosas.

    Para mi los ángeles son mis muertos; y vaya que si hablo...

    ResponderEliminar