Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

domingo, 18 de noviembre de 2012

Ojalá hubiéramos venido....


Zelkova (Botánico de Madrid)


Ojalá hubieras desnudado el aire
que trasforma la luz de la zelkova,
ojalá que hacia ti fueran los labios
como el lento caer de tantas hojas,

que en tus ramas abiertas hacia el sol
la humedad del otoño nos acoja
y que suba la savia de la tierra
y en tu cuerpo se incendien nuestras sombras,

como el aire que viene poco a poco
mueve las ramas y las yemas roza,
en mis dedos temblando va el silencio
y una rama mordida hay en tu boca.

ojalá, **, hubiéramos venido
a desnudar la luz de la Zelkova.


Botánico e Madrid (18 de noviembre 2012)

3 comentarios:

  1. La tibieza se palpa en el poema y se desliza hasta alcanzar el suelo como si quisiera ser una parte invisible de la alfombra otoñal.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Leo todos tus poemas en este blog. Creo que este está muy por encima de muchos, posee una belleza misteriosa, como la del nombre de la zelkova, y, por lo menos a mí, me emociona de una forma especial. Si el autor admite comentarios, preguntas, apreciaciones: ¿por qué no dejar caer la preposición "en" del décimo endecasílabo, para que el aire roce la yemas (y no *en las yemas)? ¿Y por qué no poner un punto al final del undécimo endecasílabo, y quitar la conjunción "y" del principio del duodécimo, para permitir que haya un contrapunto entre la expresión del deseo primera, más larga, y la expresión del deseo última? EL final del poema quedaría, pues, de la siguiente manera:

    como el aire que viene poco a poco
    mueve las ramas y las yemas roza,
    en mis dedos temblando va el silencio.
    una rama mordida hay en tu boca.

    ojalá, **, hubiéramos venido
    a desnudar la luz de la Zelkova.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios.
    Querido anónimo, más gracias. La poesía que aparece en el blog es una primera y definitiva redacción.... que suelo someter a revisión bastantes veces, de manera que tus matizaciones son bienvenidas y las tendré en cuenta cuando lo haga, desde luego. De hecho, los sonetos me sirven para controlar el proceso de creación, que suele ser muy fuerte: este poema, como casi todos, nació esta mañana, precisamente paseando por el botánico, debajo de este árbol (es una variedad china, y los dos asteriscos son un nombre chino), quiero decir que ha sido pulido muy poco. Más gracias.

    ResponderEliminar