Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

sábado, 11 de agosto de 2012

Tratado digital de la ternura, con su menta


Tratado digital de la ternura
recogido en catorce versos llanos
que enseñan a aceptar todos los gestos
que brotan al estar enamorado;

de lágrimas ardientes no se trata
ni de pasión o variedad de llantos....
es algo que nos da naturaleza
como el agua al mar, al sol la luz, viento al árbol.

Lleva su ejemplo en otros versos simples
que cuentan una historia y citan clásicos
para que no se piense que el soneto
es pensamiento baladí inventado.

Todos los versos se han de leer con voz
algo quebrada y con suspiro al cabo.


He puesto menta fresca en la ventana
sobre el marco del arce y la glicinia,
ha sido un ramalazo de ternura
incompatible con estos tiempos recios;

pero nadie me ve cuando acaricio
sus diminutas hojas olorosas
y simulo discretamente que
me pica la nariz o que medito

y me llevo las manos a la cara,
a la antigua manera cervantina,
mano en mejilla y tema del arcipreste
por lo perdido que en los dedos viaja....

y que a nadie le asuste la ternura
que recoge la menta con su aroma.


2 comentarios:

  1. Menta que guarda aroma y ternura
    es una mezcla tan rara como el alma de un botánico poeta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. A las plantas es fácil darles ternura: a los humanos, además de estar mal visto, ¡es lo más difícil que hay en este mundo!. Cuanto más viejo se hace uno, más manía va cogiendo al personal.
    Las plantas son agradecidas pero a las personas uno les tiene que descubrir la ternura al fondo de muchas capas.

    ResponderEliminar