Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 20 de agosto de 2012

Malos tiempos


S.S. 

puedo dejar en versos que te dejo
todo aquello que nunca hemos sido
intensa la distancia de la ausencia
no has llegado a llegar y ya te has ido

nunca te hice propuestas indecentes
ni obscenas susurradas al oído
amantes sin secretos no son buenos
la voz serena va con su quejido

no logré que tu mano se acercara
nunca mordi tus labios encendidos
jamás nos hemos desnudado juntos
dentro de ti no me quedé dormido

pruebas de desamor en malos tiempos
malos tiempos los que no son contigo

6 comentarios:

  1. Me has hecho estremecer y el tiempo, mientras te leía se ha parado.
    Besos.

    P.D,
    Esto de escribir y poder interactuar directamente con el lector me parece genial, :), no sé a ti.

    ResponderEliminar
  2. Hay lectores que actúan y que guían al rapsoda: yo tengo un montón de lectores silenciosos; a veces me preocupa no saber nada de nada: lo que piensan, dicen, etc.; sería egoísta pedirles que además de leer dijera y actuaran.
    Ohma tú eres una lectora excepcional, una bendición para el rapsoda.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A veces sería bueno que al menos hiciesen un gruñido asi: grrrrrrr
    o un suspiro asi: ayyyyyy ,o una risita jejeje.
    En fin, que se sepa que están vivos, coño!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Vale, me siento aludida: soy una de esas lectora silenciosas que, por conocer al rapsoda o a su representante, cree ver en sus poemas lo que seguramente no exista, de manera que, consciente de su incapacidad lectora, esta veedora de los poemas no se atreve a decir algo nunca. Timidez, vanidad. En este poema no ve más que el pasado y el presente que llora el rapsoda. Y piensa que puede ser que exista un futuro. Pero se empeña en saber qué o quién es S.S. y se despista.

    ResponderEliminar
  5. Hola anónima conocida. Haz lo que mejor te parezca en cada caso, que para eso sirven también estos blogs. La retahíla de s.s. que conoce el rapsoda es grande, así a bote pronto se acuerda de cinco o seis (sandra santana, sonia sánchez, selena simonati, sofia simoes, sabrina segura, etc.) Cada una de ellas se quedaría espantada, me temo, si supiera que andan detrás de esas siglas....; pero te voy a revelar el secreto, si no se lo dices a nadie: detrás de esas siglas.... estás tú.

    ResponderEliminar