Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 15 de agosto de 2012

Desayuno al amanecer


Hablar solo es un signo de vejez,
de soledad quizá –no lo sé bien–,
yo me he dado los buenos días hoy
mientras me preparaba el desayuno

y luego me he contado algunas cosas
de las que casi no me acuerdo porque
todavía no estaba bien despierto
y no encontraba el tarro de café.

Y le he llamado al frasco del café
que se había quedado en un rincón
casi escondido y le he reñido un poco
sin hacer sangre, vaya, con cariño;

con los primeros sorbos he cantado
luego coplas de juerga a la cuchara.

3 comentarios:

  1. Tan simple y tan hermoso. Mira que tengo imaginación eh, pero esta entradita no creo que que se me hubiera ocurrido, y me da cierta envidia, jeje.
    Besos.

    ResponderEliminar

  2. ¡Uy, no crea!, los mayores charlatanes a solas son los niños y los que sueltan reniegos desde primeras horas de la mañana. En los trabajos se suelen oír muchos y siempre gente que habla sola, de cualquier edad.


    Sobre la vejez -parece una tontería pero, a ratos, es interesante:

    http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120605/54303448302/pim-van-lommel.html

    y

    http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120816/54337907307/la-contra-ervin-laszlo.html

    ResponderEliminar
  3. Gracias, se lo diré al rapsoda, que lo vea despacio, porque ahora solo conecta un ratillo cada día, en los bares donde come o en las cafeterías en las que se da un café.
    Y, Ohma, sí que tienes bastante imaginación, y muy bonita,que nadie te la robe

    ResponderEliminar