Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

lunes, 17 de enero de 2011

Se pide algún tipo de seudónimo a los comentaristas anónimos en adelante

Al sobrepasar las 1000 entradas en este blog –total de comentarios y de entradas– y haber crecido al ritmo de unas 5000 visitas mensuales (entre 150 y 200 diarias), voy a pedir que quien comente lo haga con algún tipo de nombre, lo que me permitirá seguir la secuencia del comentarista y no confundirle con otros, la mínima identificación "personalizará" ligeramente los comentarios y ayudará a que el contacto sea más directo.
Corrijo otros aspectos en relación al primer anuncio –gracias por el comentario, María–, incluido el de la letra; y vuelvo a agradecer lecturas y comentarios.

 

2 comentarios:

  1. Creo que hay anónimos que se les reconoce enseguida; en ese caso el "anónimo" les sirve de seudónimo. Lo de no añadir nada a la "entrada" -- o sea, lo que cuelga el dueño del blog-- es bastante común en este medio, pero en muchos casos el comentarista (con nombre, seudónimo, anónimo...) añade al blog una dimensión que le falta al bloguero (que palabreja más fea). Este es el caso de mi blog, donde el mayor interés está en los que entran y comentan, aunque sea sobre el tiempo. Si no fuera por ellos - sean quienes fueren- me aburriría de lo lindo. Pero claro, Pablo, cada blog tiene su propósito; el mío es el intercambio de opiniones y vivencias. La comunicación. En cuatro años que llevo en esto - y sólo unas 300 entradas - no habré tenido más de una docena de anónimos, todos simpáticos.
    En tu caso, como los comentarios en tu blog no se publican automáticamente, siempre tienes la opción de eliminar los que no te parezcan bien (si no, ¿para qué usas un sistema técnico tan sofisticado?) En fin, date por contento con los comentarios que tienes y no nos intimides a los pocos que entramos.

    ResponderEliminar
  2. Queriendo decir lo mismo, esto es menos autoritario y rudo, más fino y cortés. Una gran diferencia. Se ve que a los poetas les gusta provocar. Aunque sigue siendo una lástima que no quiera anónimos, casi más para usted que para ellos, no crea.

    ResponderEliminar