Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

viernes, 19 de noviembre de 2010

Libro de sonetos: "El camino que lleva hasta tu sexo..."

El camino que lleva hasta tu sexo
va a ser lento, eficaz y despiadado;
la noche encenderá besos y estrellas,
desnudará la luna en nuestras manos.

Que sea larga tu caricia y honda,
la seda de tus labios en mis labios,
que poco a poco el camino acabe
en la red confundidos del abrazo.
 

Hacia más noche tuya y prolongada,
hacia qué de infinito encaminado;
en gestos de la lengua la ternura,
y descender y recoger cansancio.

Descansa, pero no te vayas lejos,
Vuelvo, si quieres, a empezar, despacio.

11 comentarios:

  1. ...y que el sabio y siempre incauto lenguaje del deseo, como el rayo que no cesa, perdure en la memoria, y con nosotros se haga eterno...

    ResponderEliminar
  2. Vaya, hombre, volvió el soneto atrevido. Me parece igual de bueno que la primera vez que lo leí. No noto que su tiempo en talleres lo haya mejorado.

    ResponderEliminar
  3. Y este era el soneto de Aldana al que me referia ese dia en mi comentario.




    «¿Cuál es la causa, mi Damón, que estando
    en la lucha de amor juntos trabados
    con lenguas, brazos, pies y encadenados
    cual vid que entre el jazmín se va enredando

    »y que el vital aliento ambos tomando
    en nuestros labios, de chupar cansados,
    en medio a tanto bien somos forzados
    llorar y suspirar de cuando en cuando?»

    «Amor, mi Filis bella, que allá dentro
    nuestras almas juntó, quiere en su fragua
    los cuerpos ajuntar también tan fuerte

    »que no pudiendo, como esponja el agua,
    pasar del alma al dulce amado centro,
    llora el velo mortal su avara suerte».

    Francisco de Aldana

    ResponderEliminar
  4. Yo no debería comentar, sino respdetar los comentarios y obrar de acuerdo con las sugerencias y tal. Mucho me gusta, por ejemplo el de GP, con quien tendré que habalr de sus páginas vibrantes, tomando un café, desde luego. Chiqui, muy efectivo el famoso soneto de Aldana, que a vecdes he llevado a comentarios (incluso publicados) y que escenifica en versos la insatisfacción de toda pasión; pero también debo admitir que el comentario de Henri V. ha significado para mí un cierto nivel de exigencia, que obligatoriamente ha de ser bueno. Gracias, gracias, gracias.

    ResponderEliminar
  5. De parte de D.L.:
    Para equilibrar un poco lo de "eficaz y despiadado", que recuerda al sistema capitalista actual (no sé si se habrá dejado contagiar por el ambiente) ...

    "...Que el azar me lleve hasta tu orilla,
    ola o viento, que tome tu rumbo,
    que hasta ti llegue y te venza mi ternura"

    Darío Jaramillo Agudelo

    Parece que con ¡bendiciones!, ¡es la palabra automática -en inglés- que ha salido al insertar este comentario!, qué suerte tiene usted que le bendice hasta el ordenador.

    ResponderEliminar
  6. Pero aquí el neoplatonismo es apenas dudoso vestigio ("no sé qué de infinito encaminado"), y lo físico no aparece como vehículo de una fusión espiritual imposible, sino como terreno con entidad propia. Lo de Aldana remite, entre otras cosas, a un famosísimo pasaje de Lucrecio. He encontrado un buen resumen del tema en un artículo de Felipe Valencia:
    http://revistas.ucm.es/fll/02122952/articulos/DICE0808110259A.PDF

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente, gracias Javier, el soneto de Aldana expresa la imposibilidad de la fusión de cuerpo y ALMA...No toda pasión amorosa requiere esto último.
    Creo que en otros poemas su deseo de unidad está representado por ' luz y aire'/ ' pez y agua'...Pero, no que ustedes necesiten este apunte, hablo conmigo. Quería contrastar el soneto de Pablo con el de Aldana por lo que los diferencia, y no por lo que los une.

    ResponderEliminar
  8. D.L bonitos los versos de Darío Jaramillo Agudelo,
    Pero me gusta la forma en que empieza el soneto de Jauralde:
    El camino que lleva hasta tu sexo
    va a ser lento, eficaz y despiadado;

    Vea que no dice "el camino que lleva hasta TI...sino "tu sexo" (temible!)

    ResponderEliminar
  9. Temible no, estado primario tan solo.

    ResponderEliminar
  10. Lo de "temible" iba con ironia!!!!

    Otra vez. Uno de tus mejores sonetos, Pablo.

    ResponderEliminar
  11. D.L. He mirado algunos versos de Darío Jaramillo Aguádelo. Este me gusta:

    Algún día escribiré un poema
    que no mencione el aire ni la noche;
    un poema que omita los nombres de las flores,
    que no tenga jazmines o magnolias.

    Algún día te escribiré un poema sin pájaros
    ni fuentes, un poema que eluda el mar
    y que no mire a las estrellas.

    Algún día te escribiré un poema que se limite a pasar
    los dedos por tu piel
    y que convierta en palabras tu mirada.

    Sin comparaciones, sin metáforas, algún día escribiré
    un poema que huela a ti,
    un poema con el ritmo de tus pulsaciones,
    con la intensidad estrujada de tu abrazo.

    Algún día escribiré un poema, el canto de mí dicha.


    Sólo que me gustaría que dijera: "que convierta tus palabras en mirada"...para aquellas mujeres que tienen la capacidad de expresarse mejor con las palabras que con la mirada.
    Las miradas son traicioneras...

    ResponderEliminar