Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 12 de mayo de 2010

Berenjenas

Berenjenas. Hoy el gobierno socialista ha decidido bajar el sueldo a funcionarios, pensionistas, trabajadores… Por lo visto la situación económica se ha deteriorado de modo salvaje y solo de esa manera se va a estabilizar, para que las cosas vuelvan a su sitio. ¿Y quién se habrá quedado con todo lo que dicen que ahora falta y hay que rebañar? Esas gentes a las que se les va a atar corto. Berenjenas. Yo esta tarde la voy  a dedicar a indagar cómo se preparan unas buenas berenjenas, que es la hortaliza que más me gusta y que peor cocino. Porque después de cuarenta años de funcionario y con la acometida que viene sin saber muy bien por qué, creo que voy a investigar lo de las berenjenas. Aubergines. Tengo bibliografía francesa e italiana, porque me han dicho que las sicilianas, las provenzales y las magrebíes son las mejores recetas. Tarde es para aprender árabe; pero a lo mejor… Algunas veces tomé una especie de crema deliciosa, pero no me quisieron descubrir la receta. Anda todo muy oscuro, particularmente el detalle de por qué se han cebado los recortes con seis millones de “menos favorecidos” que nada han hecho para acentuar esa miseria, que deambula por los despachos de políticos y magnates sin que podamos ver su cara. Berenjenas, berenjenas. Y en el mientras tanto las gentes más simples entregan la mitad de su nómina a los bancos, que para eso inventaron el baile de pisos e hipotecas. Va siendo difícil entender lo que pasa y hacer una buena receta de berenjenas. Y yo sigo viendo la misma riqueza que antes, los mismos bienes que antes, los mismos bancos que antes, la misma corrupción que antes, los mismos políticos que antes, los mismos desheredados que antes, el mismo problema con las berenjenas. ¡Cuántos coloquios políticos van a generar estas medidas!  ¿De qué modo y sutil manera y elegante se ha llegado a construir esta curiosa red en donde se mantiene por arte de birlibirloque un sistema, cada vez más podrido, en donde cualquier deriva daña a los más humildes y mantiene el privilegio de los más poderosos? ¿Y cómo ha podido este sistema asumir con tanto desparpajo la representación de palabras como democracia, representación, parlamento…? ¿Cómo devolver la nobleza y la efectividad a esos términos sagazmente cubiertos de escoria? Berenjenas. Se aceptan recetas, que no sean las de siempre, las rellenas o las rebozadas; recetas nuevas.

9 comentarios:

  1. C'est excellent maître !

    Pour de bonnes aubergines, consultez la liste de recettes européennes ; c'est ça que va nous sauver, l'Europe. Ou ils vont nous tue. On sait plus. Tandis, on fera trois hourras. Un pour l'Europe, un autre pour la bourse et un autre pour la perpétuation du cadavre du corps social. Et si on tue tous les pauvres ?

    ResponderEliminar
  2. Sí, sí, quizá matar a los pobres para que no sufran; pero entonces, ¿quién pagará sus hipotecas?

    ResponderEliminar
  3. Nooooo, lo que hay que hacer es montar un elegante y secreto grupo terrorista que busque los nombres de los protas (véase, por ejemplo, http://blogs.publico.es/multiplicateporcero/149/el-negocio-de-hundir-un-pais/) y los haga desaparecer con limpieza y sentido de la estética.

    ResponderEliminar
  4. No he podido dejar de acordarme de ti, Pablo, esta tarde en la charla de Agustín García Calvo en la Juan March, ya sea por lo que escribiste el otro día sobre él, ya sea por lo que aquí hoy cuentas. ¡Qué emocionante ha sido escucharle, al pie de la pizarra, insobornable, donde tenía dibujada con tiza una rama de árbol, de su vida-árbol, cosas acerca del desastre de la enseñanza, o del niño que mira al cielo en una noche de verano pura, o, también, de cómo, en fin, vivimos en el Régimen del Dinero! ¡Y cómo cobra un sentido especial todo lo que le hemos venido oyendo a García Calvo después de lo que nos está lloviendo! Qué mejor expresión del triunfo del Régimen del Dinero que las hipotecas.
    Recibe un saludo muy entrañable.

    ResponderEliminar
  5. Y, al hilo de eso y en este foro de filología, hay que comentar también lo que para mí fue uno de los momentos más divertidos de la charla (y hubo tantos como geniales), cuando dijo aquello de:

    ¡pero es que ustedes leen un fray Luis de León con cuatro estrofas mal colocadas! ¡Y yo lo descubro pero se va a seguir leyendo mal!

    ResponderEliminar
  6. También estuve en la charla (multutudinaria, por cierto) del profesor. Gran alegría de comprobar que ni él ni su discurso han envejecido (bueno, él, qui´za, un poco, pero no su apostura). Exactamente lo que ha dicho Juan Ramón, lo suscribo: ¡qué enorma actualidad el de su discurso! Este Régimen en el que estamos atrapados es el temible. Los otros -incluido el pasado nuestro. son pecata minuta a su lado. Este es que pavoroso. Supongo que ya estará colgado en la página de la Juan March. Muy recomendable.

    ResponderEliminar
  7. En cuanto a las berengenas, Pablo, lo mejor es no manipularlas mucho, para no intoxicarte. Yo las lavo con piel, les quito el peciolo y las meto enteras al horno bien fuerte Pasado un tiempo, cuando ya parece que están casi huecas, las saco y me las zampo. Sin sal ni nada. ¡A la turca!

    ResponderEliminar
  8. Elvira, la última vez que preparaste berenjenas para mí, nos fuimos de paseo por esos cerros que os rodean y cuando volvimos un olorcito sospechoso nos anunciaba que algo había pasado del punto de cocción en la cocina...las berenjenas seguían en el horno a toda marcha. Las sacamos y 'no parecían estar casi huecas', estaban intactas pero vacías y carbonizadas; a punto de incendiar la casa...

    ResponderEliminar
  9. Y usted, Don Pablo, ha mirado a cuánto están las berenjenas en el mercado? Por aquí no las regalan!
    Divertida la entrada pero no le perdono que no asistiera a la conferencia de G.C.

    ResponderEliminar