Cuaderno de pantalla que empezó a finales de marzo del año 2010, para hablar de poesía, y que luego se fue extendiendo a todo tipo de actividades y situaciones o bien conectadas (manuscritos, investigación, métrica, bibliotecas, archivos, autores...) o bien más alejadas (árboles, viajes, gentes...) Y finalmente, a todo, que para eso se crearon estos cuadernos.

Amigos, colegas, lectores con los que comparto el cuaderno

miércoles, 21 de abril de 2010

Notas de investigación para el Lazarillo (1 de 20): Zurita y Schot

Lo que estaba pasando en la nueva y flamante corte madrileña en 1573, año en el que se publica el Lazarillo expurgado, tenía mucho que ver con Jerónimo Zurita, el historiador aragonés, buen amigo de don Diego Hurtado de Mendoza, con el que había compartido ilusiones de humanista en Roma, Alcalá, Valladolid y Madrid. Incluso habían pensado en publicar juntos y con Páez de Castro –otro personaje de nuestras historias– unas "anotaciones a Plinio". La correspondencia entre el diplomático y el historiador es tan copiosa como interesante, pero todavía no se ha leído enteramente y, en muchos casos, ni siquiera se ha recogido.




[26743_1.jpg]

Zurita se ocupó durante casi cuarenta años, como le gusta escribir al Rey, de asuntos de la Inquisición. El ascenso de Zurita en la estimación de Felipe II llegó a ser tan grande que Felipe II le consultaba casi todo lo concerniente a Inquisición e Historia. Desde 1565 Zurita era secretario de Cámara de Felipe II, y desde 1568 secretario del Consejo de Inquisición, nombrado por Diego de Espinosa. El Cardenal muere el 5 de setiembre de 1572 y para el nombramiento del nuevo inquisidor general Felipe II se sirve de los consejos de Zurita, cuyas recomendaciones se conservan. O sea que en ese par de años se imprime por Velasco un lazarillo expurgado, Diego Hurtado de Mendoza le pide a Zurita que le busque casa en Alcalá, y Zurita anda informando al rey de cómo debe de ser el nuevo Inquisidor general… y sugiriéndole el nombre de Pedro Ponce de León, obispo de Plasencia, que es a quien nombra el Rey, sin que el nombramiento llegue a ser efectivo, pues muere antes de alcanzarlo (en 1573), a lo que enseguida responde Zurita con una lista de los posibles nuevos candidatos. De todo aquello salió el Inquisidor Quiroga, como le comunica confidencialmente el Rey al historiador aragonés, antes de que lo sepa nadie y en tanto se notifica a Roma. Y una vez cumplidos todos los trámites, en Madrid, Zurita fue el encargado de entregar el nombramiento al nuevo Inquisidor. Por cierto que el buen obispo de Plasencia dejó al rey en herencia su biblioteca, y Felipe II, se apresuró a señalar que se diera copia de la cláusula testamentaria al doctor Velasco (a Juan López de Velasco)  y a Antonio Gracián, “aunque yo holgara harto más de que el obispo viviera”. En fin, si todos estos datos fueran pocos, Zurita está actuando en aquellos años como “último censor” de obras comprometidas, o de obras de su propio círculo, como es el libro de las antigüedades de Córdoba, por Ambrosio de Morales, aprobado en 1573. Zurita quiso retirarse a Zaragoza en 1578, aunque el monarca solo consintió que lo hiciera provisionalmente. Murió en su ciudad natal en 1580. 
El jesuita Andrés Schot, quien primero atribuyó el Lazarillo a don Diego, no es que tuviera noticia cercana de los papeles de Zurita, es que era lector en Zaragoza a poco de morir Zurita y se encarga de sus papeles (se los enseña su hijo, hacia 1584), trabaja en su biblioteca y hasta publica un epitafio. Sabía muy bien lo que decía.
Quizá con esta serie de noticias se pueda ir viendo más claro el tema del Lazarillo.


[Sobre el Lazarillo, Zurita, Velasco, etc. hay abundantes noticias en este cuaderno, que se pueden ir viendo a partir de los índices. De Zurita he publicado incluso varios autógrafos, entre ellos las normas para el proceder de la Inquisición, de un manuscrito de la BNE. Y de todo el conjunto tengo, conservo, y ya veré, medio centenar de documentos más]. Por ahora, va un florero, del Orsay.




1 comentario:

  1. Fundamental para la historia resultan ser estos pequeños apuntes de blog.

    ResponderEliminar